viernes, 13 de noviembre de 2015

Incandescencia

                                                                                                                     a   E. V.

Amor insospechado que me diste la mano
¿En qué me has transtornado?
En ojos constantes
y piel anhelante.
Soplo propicio a tu boca,
incandescente
humo que asciende
en el éter.

Tuyas mis noches
sean siempre.
Y las mañanas.

Nunca digas SIEMPRE
sentencian viejas amargas.

Siempre
Siempre
Siempre

repito tres veces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada